New York Cheesecake, donde va triunfa!!

Tarta de queso americana

New York Cheesecake

Una de mis debilidades es la tarta de queso, es delicada y suave aunque con contrastes, el crujiente de la galleta y el dulce sabor de la mermelada mezclado con el queso cremoso… Es sin lugar a dudas una de mis tartas preferidas.

Ya sé que se puede tomar en cualquier restaurante como postre o encontrar en pastelerías pero resulta muy fácil de hacer y el resultado es muy pero que muy gratificante.

Esta receta es una variante de la famosísima tarta de queso americana. Yo en vez de utilizar crema de queso (el queso blanco de untar de las tarrinas de siempre) utilizo queso Mascarpone ya que me encanta su sabor y creo que a la tarta le da un toque especial y diferente. Por lo que al final mi tarta pasa a ser medio americana y medio italiana.

Ingredientes:

Para la base de la tarta:

200 gramos de galletas María o galletas digestive

120 gramos de mantequilla sin sal añadida

Para el relleno:

500 gramos de queso Mascarpone (normalmente vienen en tarrinas de 250gr)

3 huevos M

150 gramos de azúcar blanca

3 gotas de esencia de vainilla

Ralladura de un limón pequeño o 3 gotas de esencia de limón

Para la cobertura de la tarta:

2 Cucharadas de Mermelada de frutas a vuestra elección: de fresas, moras, arándanos, mango, etc

1 Cucharada de Agua

Utensilios necesarios:

Un molde de tarta desmontable de diámetro 22 cm (si lo tenéis un poco más grande no importa, solo que la tarta quedará más bajita)

1 bol para mezclar ingredientes

Unas varillas para mezclar o bien una cuchara (también vale varillas eléctricas)

Batidora con utensilio rallador (si tenemos)

Una cuchara

Horno

Tarta de queso New York Cheesecake

New York Cheesecake

Preparación:

Primero hay que preparar la base de nuestro pastel por lo que debemos triturar las galletas en la batidora con el utensilio de rallar (si no tenemos podemos hacerlo de forma manual con un mortero o con un rodillo y utilizarlo sobre las galletas hasta que se trituren). Una vez ralladas mezclar las galletas con la mantequilla fundida hasta que se integren los dos ingredientes completamente y formen una pasta.

Forramos la base del molde elegido (mejor si es desmontable) aplastando la pasta de galletas hasta que quede una base uniforme y compacta y cocemos al horno a 150º unos 10 minutos (horno encendido arriba y abajo)

A continuación preparamos el relleno, para ello batimos con las varillas los huevos, añadimos el azúcar, la esencia de vainilla, la ralladura de limón y por último añadimos el queso Mascarpone. Cuando tengamos todo integrado tendremos una crema muy suave.

Sacamos la tarta del horno y vertemos la crema de queso batida sobre la base de galletas y volvemos a introducir en el horno 40 minutos a 180º (horno encendido arriba y abajo)

Una vez pasado el tiempo la tarta debe estar cuajada y dorada. Si la tarta no está hecha en el centro dejamos unos minutos más.

Una vez la sacamos del horno la dejamos enfriar y la desmoldamos.

Ya solo queda cubrir la tarta con la mermelada elegida.Yo mezclo dos cucharadas de mermelada de fresa con agua y cubro la tarta con esta mezcla, pero si queréis podéis echar más mermelada.

Meterla en la nevera unas horas para que esté bien fresquita.

La tarta, como le ocurre a la mayoría de tartas, está mejor de un día para otro, así que merece la pena hacerla con antelación.

Probarla, donde va…triunfa, os lo digo yo!!!!

New York Cheesecake

Tarta de queso americana